Colección de Artículos sobre Politing , en el encontrarás mas de las herramientas necesarias para competir en forma efectiva (eficiente y eficaz) en los tres campos de la política.

Carlos Salazar-Vargas
Todos los Derechos Reservados por la Ley.
Marca Registrada
www.carlosalazarvargas.org

miércoles, 15 de enero de 2014

La Publicidad: Debe ser distinta en las tres dimensiones de la Política


“La innovación es lo que distingue 
al Líder de sus seguidores”. Steve Jobs

La publicidad (en inglés: advertising) considerada como una poderosa herramienta del Politing, forma parte de la promoción y se utiliza para dar a conocer determinados mensajes a electores/votantes/ciudadanos, resaltando especificidades concretas de cada una de las tres dimensiones de la política, así: (1) en la dimensión de la Política como proceso (“politics”) con el fin de publicitar al  candidato y/o su partido y/o sus ideas (2) en la dimensión de la Política como resultado (“policy”) con el propósito de publicitar tanto ideas como obras (tangibles/intangibles) que como políticas públicas debe hacer todo gobernante y (3) en la dimensión de la Política como estructura (“polity”) con el fin de publicitar a la City y sus características distintivas, propias y particulares. Es fácil concluir entonces, que NO puede ser una misma clase/tipo de publicidad para estas tres distintas dimensiones, sino que -por sus mismas condiciones y especificidades- deben ser tres (3) clases o tipos de publicidad distintas, que den forma a una sola Política verdadera. Miremos algunas peculiaridades de las tres (3) publicidades requeridas.
En la primera dimensión (la Política como proceso: politics), se requiere una publicidad agresiva y fuerte, lo cual no quiere decir que sea grosera, inculta, ni pendenciera con ese ofensivo leguaje que promueven ahora las contiendas a muerte con el único fin y propósito de exterminar al otro, a esos opositores que buscan algo muy similar, aunque por medios diferentes. Y es que la publicidad no debe fomentar -menos permitir- que se remplace el lenguaje competitivo de la contienda electoral por lenguaje belicoso y conflictivo que dañe este proceso y enturbie el ambiente de campaña, pues de la utilización con altura, decencia y decoro y de las formas empleadas, depende -en buena medida- tanto la buena disposición de los contendores perdedores, como la reacción de los ciudadanos que no votaron por nuestro candidato/partido/ o propuestas pero que “SÍ” deben participar activamente en la segunda dimensión de la Política.   
En la segunda dimensión (la Política como resultado: policy), se requiere una publicidad que invite al consenso, que fomente la colaboración, que convide a apoyar las Políticas Públicas que el candidato ganador -ya en su función como gobernante- propuso a su electorado en su programa político, pues tiene ahora que buscar -y encontrar- los necesarios consensos, soportes y apoyos decididos en torno de ellas.   
En la tercera dimensión (la Política como estructura: polity), se requiere una publicidad que -además de apoyar las Políticas Públicas- fomente la convivencia y participación ciudadanas, la co-responsabilidad en el refuerzo del tejido social, el cuidado de los bienes públicos y -en general- el interés por el desarrollo integral de su City. Asimismo, debe invitar y motivar -a todos los ciudadanos, sin distingo- a participar nuevamente en la primera dimensión: la política como proceso: politics. Con una publicidad así “tripartita”, se evita que los electores le digan a sus candidatos: “Si no me cuidas en tu presente, no esperes verme en tu futuro, porque para entonces ya serás mi pasado”.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario